Noticias del capitán de las sardinas

Noticias del capitán de las sardinas

Número de sardinas viendo nuestra pecera

Se ha producido un error en este gadget.
<<¿Qué es el amor? Pues cuando ves a alguien, el corazón se te acelera y el estómago te da un vuelco….Osea nauseas>>

martes, 1 de junio de 2010

El SER SUPERIOR

En la entrada especial que yo (EL GRAN MITHORS) hice, había una colaboración especial. Era la de el SER SUPERIOR, si miráis bien, solo dejó 3 lineas de nada... O eso creía yo, por que me envió por vías secretas del blog un texto felicitando el blog, pero yo, no lo vi... Si pensáis que fue un acto de censura o algo parecido por que no me gustó lo que puso, os equivocais, por que NO VI EL DOCUMENTO ADJUNTO. Así que pido disculpas a todos los lectores del blog, por privarlos de un texto valioso para todos los sardinistas... Dicho esto, ahí dejo el texto...:


La diferencia entre el talento y la estupidez es que el primero tiene límites. Esto no hay que olvidarlo nunca, nunca, sardineros todos del mundo mundial.
Este blog es una lata. Sí una lata…de sardinas. “Sardinicas” en todas sus variedades: en aceite ( gordas y lustrosas, las de toda la vida), al natural ( sin mucho pensamiento, pececicos de Dios), en escabeche ( bien pasadas, maceradas por el vinagre de la ortografía y la pimienta de la puntuación); con toda clase de añadidos para dar más sabor: al limón, con tomate o con guindilla; y luego las “modelnas”: bajas en sal, con aceite de oliva virgen extra y otros perifollos semejantes. Y, por último, los alevines de sardina: las sardinillas. Su precio va en función del número de piezas que contiene la lata, y éste –el número- en función del tamaño de la “criatura”. Cuantas más, más caras; y cuanto más pequeñas más “tiernas y jugosas”.
Y en este acuario al que me asomo por vez primera y única, hay de todo: “animales” de mucho peso, grandes mamíferos tipo cachalote (Gran Mithors) que dominan el reino e imponen su “autoridad”, tiburones blancos ( Pike Xiko Díaz) que imponen su instinto “asesino” y deportivo para aniquilar las “gambas” que merodean con frecuencia inconsciente por su territorio, grandes “mantas”-reinas (Edu Chico Ganvin El Cordovés), con la majestuosidad y extensión grandiosa de su “prosa”, causan la admiración “inconsciente” de aquellos que se asoman a esta gran pecera; gasterópodos de las profundidades abisales, especies raras, singulares (“profesores bacterio”) que aparecen, causando una profunda “impresión visual”, y desaparecen dejando siempre las ganas de volver a contemplar su rareza; “morenas” teñidas de rubio (“mariolas” de vocación), cobijadas en escondrijos del arrecife sumergido, que pueden sacar su instinto verbal y hacer sangre sólo con un adjetivo; grandes túnidos, atunes, bonitos y merlines ( “Faletines” y “Camachos” diversos ) que por “tamaño y jerarquía” pastorean a otras especies menores que también frecuentan las aguas de esta pecera. Y luego toda una fauna ictiológica que pulula al menudeo, especies menores, algunas poco conocidas excepto para “científicos” iniciados, que habitan y completan este biotopo sardinero “añojo”, que cumple hoy un añazo de existencia.
Todas estas criaturas viven de la palabra en este acuario. Y no todas tienen la “calidad de vida” que deberían. Algunas, laboriosas y pertinaces, se alimentan con sus propias palabras y se aseguran así la calidad alimenticia de lo que comen; otras se alimentan de lo algunas escriben, sin detenerse en pensar si la prosa que “ingieren” tiene los nutrientes necesarios para un desarrollo biológico equilibrado; otras, por último, no tienen el menor reparo en alimentarse de los detritus, de los residuos verbales predigeridos con anterioridad por otros individuos de su hábitat. Estas últimas son las más amenazadas de inanición: lo mismo jalan cuarto y mitad de mayúsculas, consonantes y vocales, que se zampan una buena ristra de tildes al pil pil, o se preparan bocatas de puntos, comas y comillas, aderezados con salsa de “gambas”.
Todas estas criaturas, en-RED-adas eso sí, conviven y se exhiben bajo los focos ante el público cada vez más numeroso y creciente de este acuario, al que se entra “de gañote” y se sale con “bote”, con la propina y el regalo del entretenimiento divertido y talentoso que excretan con incierta periodicidad pero con seguridad, del que nos aprovechamos la mayoría de “mirones” – los que miran- y de “leones” –los que leen- que visitan de cuando en vez este noticioso acuario.
¡Aquí hay tomate – digo, talento- cuate! Pero su presencia convive con la ausencia de pan – digo, voluntad-. Y un tomate sin pan, es lo mismo que… un pan sin tomate. Esto los catalanes lo tienen muy bien resuelto: pa amb tomaca y… no se hable más. Por eso los catalanes están casi siempre en primera fila deportiva en la foto. Y no se suelen mover de ella, porque pasa como en la política: el que se mueve… no sale en la foto.
Queridos –aunque nunca suficientemente”odiados”- sardineros, esta entrada es casi una salida. Cuando el curso acabe, yo… también. Y aunque sea un poco prematuro – lo importante es nacer, sea antes o después- esto es una despedida. Ahí os quedáis, con todas vuestras carencias – provisionales, desde luego, recordad el sentido etimológico de “adolescente”-, pero también con todos vuestros patrimonios personales de creatividad y talento demostrado y demostrable.
Recordad esta “frase célebre” (sobre todo para contradecirla cotidianamente, por favor): “Estos son mis principios irrenunciables. Si no le gustan… tengo otros.”
Este largo (¡?) curso en que hemos compartido palabra, pensamiento y acción toca a su fin. Habéis sido estimulantes - sin llegar al doping, cuidadín- para mi trabajo y espero que éste lo haya sido para vosotros.
Quién sabe cuál será vuestro futuro (¡ah, pero ¿existe el futuro?) pero cuando os toque tomar decisiones no olvidéis las destrezas y habilidades comunicativas que habéis demostrado en esta “clínica” que hoy se va de cumple. A muchos de vosotros os pueden resultar definitivas para ese momento. Pero… cuidadín sardineros, “sardinicas” todas, el talento sin voluntad es como una gaseosa sin carbónico.
Y yo los tengo, el uno y la otra. Y porque lo habéis merecido, aquí está demostrado. Yo, como Mou (rinho): “No soy el mejor profesor, pero no hay ningún profesor mejor que yo”. Soy un profesor “pluscuamperfecto”.
Y además, Presidente de honor de este blog y además… un Ser Superior… insuperable.
Salud y días… de felicidad (¡ trescientos sesenta y cinco son tela, pero tela de días!). Sed felices pero… cuidadín con las “perdices”.
__________________________
P.D: Atención, mucha atención con un reportaje que causará conmoción en el mundo periodístico (y en el sardinero) por su calidad técnica: “Murcia, tierra de ovnis”, de inmediata aparición en el monográfico dedicado a Murcia de la mejor revista del mundo mundial( La Noria18): “Murcia: TIEMPO Y VIDA.” Seguiremos informando.



De nuevo, perdón por tardar en subirlo y gracias al SER SUPERIOR por este magnifico texto que seguro dará mucho que hablar.

Saluud y días

4 comentarios: