Noticias del capitán de las sardinas

Noticias del capitán de las sardinas

Número de sardinas viendo nuestra pecera

Se ha producido un error en este gadget.
<<¿Qué es el amor? Pues cuando ves a alguien, el corazón se te acelera y el estómago te da un vuelco….Osea nauseas>>

martes, 5 de octubre de 2010

La paródica historia de Celia.

Érase una vez una chica tan tan fea, que le pusieron de nombre Celia la Horripilante (pobre Celia). Bueno... total que un día decidió salir a la calle a dar una vuelta por el pueblo, pero (como era de esperar) al verla, la gente se asustó tanto de su cara que todos corrieron para encerrarse en sus casas. Ángel Selo Quehiciste, era un muchacho bueno y bondadoso (por lo que Celia estaba enamorada de él) y como le tenía mucha lástima y pena a la pobre chica, se le acercó y le preguntó que si querían jugar juntos (no os podéis imaginar la cara de espanto que puso su madre O.O). Los dos se adentraron en el bosque para jugar al escondite (pero... ¿quién coño juega ya al escondite?). Cuando le tocó esconderse a Celia se fue muuuuy lejos, pero por suerte Ángel la encontró. Sin embargo, se dieron cuenta de que estaban perdidos, así que comenzaron a dar gritos y voces por todas partes. Cuando vieron que nadie les podía escuchar, el chico le soltó a ella:
- ¡Es todo por tu culpa! Si no fueras tan sumamente fea y horripilante seguro que ahora todos estarían fuera de casa jugando y riendo, pero tuviste que salir tú y espantarlos a todos.
Celia se sintió muy triste por los grotescos comentarios de Ángel por lo que al final acabó llorando. Siguieron andando entre sollozos y se encontraron con una anciana:
- Jóvenes muchachos, soy la bruja del bosque. Os concederé un deseo, así que pensarlo bien.
En cuanto lo escuchó Celia le dijo a grito pelado:
- ¡¡Quiero ser guapa!!
- ¡¡ Y yo mayor!!
Y dicho y hecho, la vieja la transformó en una mujer (aunque aún era una niña) muy atractiva y sensual de 18 años y transformó al muchacho en un mayor de la misma edad. Al momento, la señora desapareció y se volvieron a quedar a oscuras en el bosque, pero esta vez era diferente. Volvieron a gritar para que alguien les ayudara y ¡como si no pudiera ser real!, del suelo aparecieron unos mendrugos de pan y al lado un cartel en el que ponía: este es el pan que les robé a Ansel y Gretel, espero que os ayude a llegar.
Y así, los dos se encaminaron hacia el poblado. Al llegar todos quedaron muy sorprendidos de ver que los dos niños de antes ahora eran unos buenos mozos y como era de esperar se quedaron estupefactos al verle la cara a Celia (sobre todo la madre de Ángel). Los chicos se sintieron tan atraídos por ella que... uno a uno se la fue follando y al final Celia murió por sobredosis (vamos, que también se drogaba).

Agradecimientos: Agradezco a mi amiga Delia del instituto IES Licenciado Cascales, por ayudarme a imaginar esta historia con su ayuda. Sin su presencia, nada abría sido lo mismo (sobre todo en clase de Informática).

Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario